¿Qué sabemos sobre las polillas?


Esta clase de insecto, pertenece a la familia de los Lepidópteros y aunque existen una cantidad considerada de especies, son pocas las que se alimentan de muebles, ropa y hasta libros sin usar. También se saben que son nocturnas.

¿Qué clase de polillas hay?

Nosotros nos centraremos, principalmente en las clases que más nos interesan, y que son las más comunes en los hogares como plaga, la familia de los tineidos.

  • Tineola bisselliella que la conocemos más por polilla de la ropa, atacando sobre todo a los tejidos de la lana. Mide unos 7-8mm son sus alas dobladas, y presenta una coloración de color café y plateada, con algunos pelillos rojizos en la cabeza.
  • Tinea pellionella se caracteriza porque forma las orugas de esta especie crean un saco de seda a su alrededor que ocupan y no abandonan nunca. Presentan unos pelos largos en las alas, al igual que la anterior, pero a diferencia, esta tiene 3 puntos negros en ellas.
  • Plodia interpunctella son las polillas de la fruta seca, son más grandes que la polilla de ropa de unos 16-20 mm, y tiene sus alas de color bronceado las anteriores, y color cobriza con bandas negras las posteriores.
  • También podemos apuntas las trichophafatapetzella conocidas como la polilla de las alfombras.

Las polillas sufren una metamorfosis, pasando por diferentes fases, desde el huevo, larva, capullo y adulto, que es lo que conocemos como polilla. Aquí dejamos un esquema de su evolución:

¿Cuál es su ciclo vital?

Las polillas tienen una gran facilidad y rapidez en lo que la reproducción se refiere, pueden poner entre 30 – 200 huevos o incluso más, que tienen una consistencia gelatinosa.

Estos huevos eclosionan de media entre unos 2 a 14 días. Las larvas suelen tener un aspecto,  color crema el cuerpo y la cabeza marrón. Cuando estas han alcanzado un tamaño considerado, hacen su propio capullo de seda, y pupan, que quiere decir que pasan de estado larva a adulto. Dependiendo de la clase de polilla puede durar un periodo determinado u otro. Por lo general, en la polilla de ropa dura entre 10 – 50 días, en cambio en la polilla de fruta seca, el periodo varia a 2 – 41 semanas. Teniendo unas condiciones buenas de temperatura y humedad, este ciclo, puede llegar a durar desde 1 mes o alargarse hasta 2 años.

Aunque las orugas de la polilla, se pueden alimentar de cualquier cosa, por lo general, los huevos suelen ponerse en ropa o tejidos que contengan queratina, por ejemplo: pieles, tejidos naturales, colchas etc,  ya que es de lo que se alimenta la larva, eso no quita que en ciertas ocasiones puedan alimentarse de fibras sintéticas, o de origen vegetal como el algodón. En conclusión la hembra elige bien donde pone sus huevos antes de hacerlo, escogiendo un tejido que contenga materia orgánica, líquidos, sudor o sebo.

Destacamos que es en esta fase “larva”, es cuando ataca a la ropa y la madera, siendo inofensiva en fase “adulta” para estos, que es como normalmente la vemos.

Por último, cuando las polillas ya llegan a una fase adulta su única actividad es reproducirse, las hembras tras la puesta de huevos mueren, al igual que el macho, tras la  cópula.

¿Cómo detectamos la polilla en casa?

La polilla de ropa, es fácil poder detectarla ya que, tienen una apariencia visible por en donde estén. Estas se sienten más atraídas por la oscuridad, así que, la presencia de polillas en la ropa dentro de los armarios o en cajoneras, es un signo seguro de un problema de infección. En ocasiones podemos llegar a ver algún daño bastante notorio, como surcos o agujeros.

Las polillas de la comida, se pueden presentar a simple vista, así que, hay que tener máximo cuidado e higiene con las despensas, y mantener todo herméticamente cerrado.
Especialmente vigilar la harina, y pastas secas que es donde pueden aparecer estos insectos.

La prevención de polillas es sin duda el mayor grado de importancia, ya que de ello dependerá que podamos combatirlas lo antes posible, si es que se diera el caso de tener.
Algunos tips como prevención:

  • Mantener los armarios limpios, y es conveniente hacer una limpieza profunda 2 o 3 veces al año, podemos aprovechar al famoso “cambio de armario de invierno a verano o viceversa”.
  • Evitar guardar en el armario ropa que haya sido usada, como prendas usadas o manchadas, son verdaderamente atrayentes para las polillas.
  • Otro factor favorable para ellas, es la humedad, para evitarla puedes utilizar diferentes productos que será bueno colocarlos en armarios y cajones.

Fuente

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *